Hitler, Bin Laden y Mussolini: analizamos los poemas de los grandes dictadores y genocidas de la historia

poemas de dictadores y genocidas Hitler SS
Unos SS leyendo un libreto que realmente no contenía poesía de Hitler. Imagen modificada vía Wikipedia

Hitler, Mussolini y Stalin eran hombres con tendencias homicidas,
pero había otro denominador común a estos tres dictadores que gobernaban con
mano de hierro: todos ellos hicieron gala de una vena romántica que
manifestaron a través de la lírica.

Paul Damen, escritor y periodista holandés, ha reunido
tantos de aquellos poemas como ha podido en un libro que tituló Bloemenvan het Kwaad , publicado la semana pasada por la
editorial Koppernik.

Contacté con Paul para que me contara por qué los dictadores
muestran cierta inclinación por la poesía, cómo surgió la idea del libro y si
la obra lírica de los dictadores tiene algún valor literario.

poemas de dictadores y genocidas Hitler
Una de las poesías de Hitler

VICE: ¿Por qué te
interesan tanto los dictadores?

Paul Damen: La
verdad es que no me interesan. Es más bien una afición que se me fue de las
manos. Sabía que Hitler y Mussolini habían escrito poemas, y que Nerón era
también muy prolífico, lo que me llevó a preguntarme si el resto de dictadores
también tenían una vena poética.

¿Cómo conseguiste
todos esos poemas?

Fue muy complicado, porque cuando empecé, internet no era
tan exhaustivo como ahora. Recuerdo que fui a la biblioteca de la universidad
de Nápoles para leer enteritos los treinta y seis volúmenes de la Opera Omnia de Mussolini. Poder buscar
cosas por internet me facilitó mucho la labor.

El proyecto fue bastante arriesgado. No tenía ni idea de
cuántos dictadores poetas encontraría. Si hubiera encontrado solo cinco después
de una larga búsqueda, habría sido una pérdida de tiempo. Como mínimo hacían
falta veinte para que fuera viable.

poemas de dictadores y genocidas Hiroito
Poema del emperador Hiroito

Háblame de la
traducción de los poemas.

Sé hablar siete idiomas o así, por lo que me las pude apañar
con la mayoría de los poemas. Algunos capítulos eran más difíciles, como en el
caso de la poesía árabe y del Lejano Oriente, pero avancé bastante basándome en
el contexto.

La poesía de Hiroito es un buen ejemplo: pude deducir el
contexto averiguando determinadas palabras clave. Si lees “montaña”, “nieve”,
“árbol verde” y “vistas panorámicas”, puedes hacerte una buena idea sobre el
tema del poema. Después, comprobaba los caracteres uno por uno —porque mi
japonés no es tan bueno— para buscar una traducción apropiada según el
contexto. Finalmente daba con una traducción que entregaba a personas que
sabían japonés para que la revisaran.

¿No habría sido más
fácil contratar a traductores desde el principio?

No. Me daba la sensación de que habría sido mostrar una
debilidad. Quería hacerlo todo yo. Además, muchas veces los traductores la
cagan mucho: muchas traducciones, como las de los poemas en chino de Mao, no
tienen ni pies ni cabeza. Preferí hacerlo todo yo mismo y que luego me lo
revisaran.

poemas de dictadores y genocidas Bin Laden
Poema de Bin Laden

Resulta muy raro que
un dictador despiadado pueda tener una faceta romántica, ¿no?

Bueno, en la mayoría de los países musulmanes es
perfectamente normal que los dictadores o dirigentes escriban poemas. Forma
parte de su cultura, como ocurre en China o en Japón. Un guerrero también
debería ser capaz de escribir poesía; ese es el concepto. Puede sonar raro para
el mundo occidental, pero la excepción somos nosotros, no el resto del mundo.

Todos esos Kims de Corea del Norte son una panda de
gilipollas, pero tienen nociones de poesía. Lo mismo pasa con Osama bin Laden,
de quien también se esperaba que escribiese versos, para lo cual recibió clases
de retórica y lírica, como las que nos daban a nosotros en el instituto.

poemas de dictadores y genocidas Isabel I
Poema de Isabel I de Inglaterra

Imagino que un dictador tendrá otras obligaciones ¿Por qué se
molestarían en dedicar parte de su apretada agenda a escribir poesía?

Sus motivos varían. Unos cuantos
de ellos querían demostrar que eran capaces de hacer algo provechoso con sus
vidas, aparte de ser dictadores. Buen ejemplo de ello es Hitler, quien siempre
se ha considerado a sí mismo un escritor. Alguien como Isabel I, que mandó
matar a un tercio de la población irlandesa, también escribió para expresar sus
sentimientos. Y Suleimán I.

Pero también había otros que lo
hacían con fines puramente propagandísticos, como Mao, Fidel y Ceaușescu. O el
horrible dictador católico de Portugal, Salazar, que escribía himnos cutres a
la Virgen María, a Dios y a la bandera lusa para propagar el nacionalismo y los
valores católicos.

Ya.

Mussolini también es un caso
curioso. De joven escribía poemas y cuando llegó al poder como dictador, se
sirvió de su talento lírico para difundir su propaganda. Así, por ejemplo,
estableció un día para honrar al pan y escribió un poema sobre él que se
imprimió en pósteres y se distribuyó por todas partes, del rollo: “honremos
todos al pan, viva el pan, vamos a hacer una fiesta por el pan”.

poemas de dictadores y genocidas Solimán I

Poema de Solimán I

¿Has encontrado poemas buenos?

Me gustan los de Suleimán. Se
aprecia también cierto talento en Mussolini y, sorprendentemente, en Karadžić,
el asesino psicótico. Él es un capullo y sus temas son horribles —gente que
llega de las montañas en busca de venganza—, pero escribe bien.

La verdad es que estos versos hay
que leerlos intentando obviar que fueron escritos por locos sanguinarios. No
son los típicos poetas románticos que se levantan una mañana y deciden escribir
sobre lo bello que es vivir. Casi todos ellos escribieron su obra con
propósitos ocultos o ulteriores.

¿Te falta algún dictador en la colección?

Me habría gustado incluir a
personajes como Enver Hoxha, Franco, Pinochet o Jaruzelski, pero desgraciadamente
ninguno de ellos escribió poemas. También hay algunos dictadores poetas que no
he incluido. Según mi baremos, el profeta Mahoma también podría considerarse un
dictador: tenía su propio califato, y en tu califato, tú eres el jefe y, por
tanto, el gobernador absoluto. Además, la mitad del Corán está escrita en
verso, pero decidí no traducirlo porque aprecio mucho mi vida. No me interesa
meterme en problemas.

poemas de dictadores y genocidas MussoliniPoema de Mussolini

Es curioso que haya tantos dictadores poetas. ¿Podríamos darle la
vuelta y decir que hay muchos poetas con rasgos de dictador?

No sabría decirte. Un poeta debe
albergar cierto grado de romanticismo en su interior y dominar su lengua,
puesto que es la herramienta que ha de usar para conmover, sorprender o, cuando
menos, influir en el lector. En ese sentido, se produce un paralelismo con una
dictadura: el dictador también desea ejercer influencia.

Has trabajado en este proyecto durante casi ocho años. ¿Qué vas a hacer
ahora?

Todavía no lo sé. He escrito
varios sonetos y quizá los publique, pero no tengo claro qué voy a hacer a
continuación.

Gracias, Paul.

A continuación puedes leer más
poemas de Bloemen van het Kwaad. El primero
de ellos es de Mao Zedong y el segundo, de Fidel Castro.


poemas de dictadores y genocidas Mao

poemas de dictadores y genocidas Fidel Castro

Source: vice

Be the first to comment on "Hitler, Bin Laden y Mussolini: analizamos los poemas de los grandes dictadores y genocidas de la historia"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*