'Cumshots': la historia de las corridas finales en el cine porno

Todo el arte original por Zoe Ligon

La escena de la corrida es casi obligatoria en el porno moderno. También conocidas por el término anglosajón cumshots, las escenas en las que uno o varios hombres eyaculan sobre alguien se han convertido en una norma básica del porno y sirve para poner el colofón a las escenas.

Actualmente, los usuarios inundan los sitios porno con un flujo interminable de compilaciones de escenas de eyaculación. Incluso la gente que no ve porno conoce estas escenas a través de su representación ocasional y escandalosa en la cultura pop, o por ósmosis sexual. Especialmente parala gente joven, la importancia visual de la eyaculación es tal que la han asimilado en sus vidas sexuales, a pesar de que hace apenas unas décadas ni siquiera era algo que se practicara en la intimidad.

Los comentaristas han pasado años especulando sobre el ascenso y el reinado de las escenas de corridas: si es un signo de dominación patriarcal, una forma de provocar reacciones emocionales en el porno, un constructo social pasajero o algo esencial para la sexualidad humana. Sin embargo, mientras que los eruditos del porno consideran que estas escenas surgieron a principios de los años 70, se advierte una falta de dedicación a averiguar cómo y por qué cobraron tanta importancia.

La socióloga antipornografía Gail Dines, que ha estudiado la historia de los tropos del porno, explicó en una entrevista a VICE que esta historia es casi imposible de abordar porque “cuando hablas con pornógrafos, muchas veces no conocen los orígenes de este tipo de cosas. Sin embargo, decidimos darles una oportunidad: en los últimos meses contactamos con decenas de académicos, críticos y expertos dentro y fuera de la industria del cine para adultos. Compartieron ideas fragmentarias sobre las amplias raíces sociales de este tropo. A continuación reconstruimos algunas de esas entrevistas —editadas para mayor claridad— en una historia oral sobre el auge, la expansión y el futuro de los cumshots.

1900 – 1972: ANTES DE QUE EXISTIERAN LAS ESCENAS DE CORRIDAS

Las primeras películas porno coincidieron con el nacimiento del cine en la década de 1890. Mientras que las películas convencionales despegaron de inmediato, las leyes de obscenidad y los estigmas sociales limitaron la producción y distribución del porno. Hasta mediados del siglo XX, la mayoría de las películas porno eran cortometrajes de actos eróticos producidos clandestinamente y proyectados en reuniones ilegales. Furtivos y descuidados, carecían de los tropos visuales de la pornografía moderna; incluyendo la noción de que una escena tenía que concluir con una toma de un hombre eyaculando.

Lisa-Jean Marie, socióloga de la Universidad Estatal de Nueva York y autora de Sperm Counts: Overcome by Man’s Most Precious Fluid: Los anuncios de champán contaban con escenas de una chica joven y esbelta abriendo una botella mientras otra chica soltaba una carcajada. Era explosivo y equivalían a las modernas escenas de corridas. Sospecho que había otras representaciones similares a través de las cuales esta noción de eyaculación ya estaba presente en la cultura antes de que aparecieran las tomas de corridas.

Linda Williams, profesora de estudios cinematográficos en la Universidad de California-Berkley y autora del libro Hard Core (1989): Mientras investigaba una etapa temprana de la pornografía hardcore, vi que las escenas de corridas no parecían ser tan comunes. De vez en cuando, en aquellos cortos clandestinos la eyaculación casi pasaba desapercibida, solo se apreciaba un goteo. Pero muy raras veces se usaban las escenas de corridas como el clímax.

Darren Kerr, profesor de estudios sobre medios en la Universidad Southampton Solent y coeditor de la película Hard to Swallow: Hard-Core Pornography in Screen: A principios de los años 70, los pornógrafos intentaban trasladar el lenguaje del sexo a la pantalla. La película seminal Behind The Green Door salió en 1972. Hay una secuencia de eyaculación; hacen una superposición gráfica primitiva y ésta sigue y sigue con imágenes de la eyaculación e imágenes de la cara de la mujer. Es un enfoque muy psicodélico. Pero como en muchas películas de esa época, no es el punto de conclusión como lo es hoy en día. La película culmina con sexo hardcore pero el espectador no puede ver la eyaculación.

1972: LAS ESCENAS DE CORRIDAS IRRUMPEN EN LA ESCENA

La película pornográfica de Andy Warhol Blue Film, de 1969, llevó el cine para adultos al imaginario estadounidense. La resultante “edad de oro” del porno, de casi dos décadas, fomentó escenas y narraciones ambiciosas. La película más famosa y exitosa de la época fue Deep Throat (1972), que se centra en una mujer cuyo clítoris está en la parte posterior de su garganta, lo que la anima a participar en varias felaciones (que no estaban tan normalizadas como lo están ahora). La película termina con un hombre que eyacula después de recibir una felación. Es una toma mal capturada, con imágenes de fuegos artificiales y campanas repicando. Pero fue el primer gran ejemplo de una escena de corrida con la que intencionadamente se marcaba el fin de la escena.

Linda Williams: A partir de Deep Throat, este tipo de escenas se convirtieron en algo habitual en el desenlace de las películas. Fue un éxito tan grande y rentable que imitarlo se convirtió en algo casi obligatorio.

William Margold, actor, habla de sus inicios en la industria a partir de 1972: Hice mi primera escena de eyaculación el 1 de octubre de 1972. Estaba tumbado sobre una alfombra en un garaje de Venice, California, y me estaban haciendo una mamada para una película llamada Love Sandwich y recuerdo que me corrí copiosamente en la cara de la chica.

Este tipo de escenas se propagaban fácilmente en la década de 1970, porque solo había cinco grandes actores en el sur de California. ¿Por qué no acabar todas las escenas con una corrida, sin importar dónde suceda? Así se demuestra que el hombre está satisfecho. Casi todo el porno está hecho para hombres: la catarsis masturbatoria.

Odette Delacroix, actriz de hardcore, productora y especialista de la industria que analiza su propio contenido para saber cuáles son las tendencias: En aquel entonces, siempre se usaba condón en las escenas porque no había forma de obtener los resultados de una prueba de ETS en 24 horas, como ocurre hoy en día. Nadie quiere ver un condón llenarse de semen. Así que con las escenas de eyaculación era posible ver al hombre correrse sin condón; que era una verdadera escena sexual. En los viejos tiempos mucha gente dudaba de que los actores practicaran sexo de verdad en el porno… También suele ser una de las únicas tomas en cada película que se centra solo en la chica, y que muestra solo un poco de pene, frente a los horribles ángulos en los que básicamente ves el trasero del hombre. Creo que también es una buena señal para que los hombres terminen de masturbarse.

Charlie Glickman, formador sexual y educador que lleva más de dos décadas en este mundo: Se convirtieron en una manera de señalar que la escena había terminado. La eyaculación interna es casi invisible (a menos que sea un creampie). Para muchas personas, la eyaculación es el indicador de que el sexo ha terminado. Podríamos tener una amplia conversación sobre lo limitada y limitante que es esta idea.

Shine-Louise Houston, directora y productora de Pink and White Productions, un estudio de pornografía queer: Si nos fijamos en las escenas sexpositivas/feministas de los años 80, de la productora Candida Royalle o de la directora-productora Veronica Hart, la narrativa de la película es muy diferente. El sexo proviene de la perspectiva de la mujer. Pero trabajan con productores que dicen: tienes que vender esto. Así que incluso en esas películas, al final el tipo hace un money shot.

DÉCADAS DE 1980 Y 1990: ¿DÓNDE HAY QUE CORRERSE?

Deep Throat cimentó las escenas de corridas en la industria, pero no estableció cómo debían hacerse. Así, durante la década de 1980 hubo mucha experimentación respecto a dónde era mejor soltar la corrida.

Doctora Carol Queen, sexóloga de la empresa de juguetes sexuales Good Vibrations y directora fundadora del Centro para el Sexo y la Cultura: Los cumshots abrieron una puerta: ¿Adónde va la eyaculación? Durante los 80, este aspecto se cuidó más desde el punto de vista estético y a veces se convertía en objeto de fetiche: collares de perlas, ¡semen en mis tetas! Una de mis escenas favoritas en el porno es cuando una mujer tiene un fuerte orgasmo al sentir que eyaculan en su trasero, algo que rara vez ocurre en la vida real.

William Margold: En 1979, en High School Report Card, lamí mi propio semen del cuerpo de la actriz sobre la que me había corrido. Los hombres del plató dijeron que era lo más asqueroso que habían visto. Les dije: “Un momento, ¿es que no besáis a vuestra mujer después de que os haya chupado la polla?”. “¡Claro que no!”, respondieron. La mujer que dirigió la película me dijo: “Es lo más romántico que he visto”. Pero incluso cuando lo menciono hoy en día los hombres se sienten incómodos. En Future Sodom (1988), trabajé con Lauryl Canyon. Me corrí en su culo y luego me comí la corrida. Y recuerdo que Peter North, el rey moderno de las escenas de corridas, exclamó “¡Pero qué haces!”, y yo le contesté “Venga ya, estás de broma, ¿no?”.

John Stagliano, conocido como Buttman, actor y productor que fundó el estudio porno Evil Angel: La mayoría de los pornógrafos se guían por lo que nos gusta y por las sugerencias de los fans. Por ejemplo, oí a un par de personas hablar de correrse sobre unos vaqueros en la década de 1990, así que pensé que debía ser un fetiche. Eso me hizo pensar: ¿Qué me parece atractivo de eso? Mi mente se abrió.

Todo está controlado por los clics o las ventas de DVD. Si alguien encuentra un sector desatendido, como el bukkake, y logra capitalizarlo, generalmente otros lo seguirán. Es así de sencillo.

DE LOS AÑOS 90 A HOY: EL FACIAL LLEGA AL PUESTO DE HONOR

A pesar de la experimentación en los años 80, la mayoría de las variantes de las escenas de corridas nunca alcanzaron la popularidad. Pero un estilo concreto sí logró despegar: el facial, escenas en las que el hombre eyacula sobre la cara de otros actores o actrices. Hoy en día, el facial es casi el desenlace inevitable en el porno más comercial.

Darren Kerr: Con el bukkake y cosas similares, mucho de esto está ligado al espectáculo: tratar de mostrarle a la gente algo que no ha visto. Es por eso que nunca va a salir de su nicho. El bukkake no es algo con lo que la gente va sentir placer o se va a masturbar necesariamente, sino algo que se considera un espectáculo.

William Margold: Cuando me corrí en la cara de la chica en mi primea escena de corrida, sucedió de forma natural… Era obvio: ¿Dónde correrse sino en la cara de la chica? A lo largo de mi carrera, siempre me esforzaba por eyacular en la cara de mis compañeras.

Riley Reid, una prestigiosa actriz que trabaja en el porno mainstream: No estaba familiarizada con las escenas de corridas o los faciales antes de meterme en el porno. Solo había visto porno lésbico o hentai, donde por lo general lo que salen son creampies. Cuando empecé a filmar, me preguntaron si estaba de acuerdo con recibir semen en mi cara. Nunca me habían hecho esa pregunta antes, pero no me opuse. En primer lugar, no puedo quedar embarazada, así que es fabuloso. En segundo lugar, puedo ver la cantidad de semen, algo que me excita. Tres, es más divertido y diferente a lo que había hecho en mi vida personal. Me encantó al instante y comencé a pedirle a la gente en mi vida personal que se corrieran en mi cara. Había veces que me lo dejaba en la cara y me ponía a hacer otras cosas.

Charlie Glickman: Probablemente a mediados de los 90… oí a las mujeres decir que sus novios querían hacerlo y ellas no sabían cómo responder… Muchas personas copian lo que ven en el porno, especialmente si no tienen acceso a una educación sexual adecuada. Eso puede causar problemas si la otra persona no quiere hacerlo. Para algunas personas, es algo que dan por sentado. Es especialmente cierto para la gente joven.

John Stagliano: Hubo un gran cambio en el mercado después de Sasha Grey, alrededor del 2006. Algunas chicas entraron en el negocio después de ver porno en internet. Antes de eso pocas chicas sabían de qué iba el porno. Actualmente, casi todas las chicas con las que he hablado lo saben.

Riley Reid: He oído a personas que no están en el porno decir que el facial es irrespetuoso o cosas por el estilo, pero no estoy de acuerdo con esa opinión. Depende del individuo, pero no veo ninguna diferencia en montar la cara de mi novio o novia hasta correrme. Entonces, ¿por qué no podría un chico recibir una mamada o una paja y luego correrse en mi cara? Es sexy y puede ser delicioso si el chico lleva una dieta saludable.

HOY: EVITAR LAS ESCENAS DE CORRIDAS

Aunque están en todas partes, las escenas de corridas cuentan con sus detractores. Algunos productores las encuentran inconvenientes o aburridas. Algunos actores creen que son incómodas. A algunos críticos sociales les preocupan que puedan alterar nuestras expectativas del sexo real. Cualquiera que sea la razón, ahora hay bastante rechazo a esta práctica.

Riley Reid: Cuando lo tienes en la cara, es una sensación extraña e irritante que hace que tus ojos se pongan tan rojos que tienes que usar gotas. Normalmente no me importa cuando me entra en los ojos. Más que nada es molesto porque llevo lentillas, así que si me entra semen, tiro la lentilla. Eso sí, gasto más dinero en lentillas que el promedio de la gente, a menos que sean aficionados a los faciales y también usen lentillas.

Odette Delacroix: También veo que varias chicas intentan evitar estas escenas, por lo que acaban con el pelo lleno de semen y ya ni se les ve la cara. Pero muchos productores están demasiado encasillados en sus costumbres. Es una pena, porque ahora precisamente hay que ser más creativos que nunca.

Riley Reid: A la mayoría de los chicos les gusta follar hasta correrse, así que si yo fuera una estrella del porno que hace creampies, el tipo sólo tendría que follarme y eyacular dentro y luego cortaríamos la escena. Pero como solo hago escenas de corridas, tenemos que cambiar los ángulos de la cámara y volver a montar todo. Así que el actor y yo follamos hasta que se corra, él la saca y yo me apresuro a ponerme de rodillas para intentar no perderme una sola gota, o cogemos hasta que se vaya a correr y cortamos para montar una nueva toma con el actor en otra posición. En ese caso, tengo que asegurarme de hacerle la mejor mamada de su vida para que se corra. A veces es todo un reto y lleva mucho tiempo.

Odette Delacroix: Habrá cambios a medida que las producciones se hagan más caras por hora y obtengan menos dinero por hora de producción. No van a ser capaces de pagar para que llegue alguien nuevo al rodaje y tarde 30 minutos en correrse. En los viejos tiempos podían esperar porque todo el mundo ganaba mucho dinero.

Angie Rowntree, cofundadora del sitio porno centrado en las mujeres sssh.com, que recopila datos de las preferencias de los usuarios: Lo que opinan las mujeres sobre el boom de las escenas de corridas se podría traducir en un suspiro colectivo. Nos preguntamos: ¿Por qué a los hombres les gusta tanto este elemento del porno? ¿Es una cuestión de dominación? ¿De degradación? ¿Los hace sentir viriles ver su semen volar?

No pretendo establecer reglas sobre cómo deben hacer porno otras mujeres, pero creo que esta es un área en la que un pornógrafo estaría cometiendo un error al no apartarse un poco de la norma. Más que cualquier otro aspecto del típico porno centrado en la fantasía masculina, la escena de corrida es algo que nuestras fans y miembros dicen que les gustaría ver manejado de manera diferente.

Will Ryder, productor que ha estado en la industria (detrás de las principales películas de parodia) desde los años 80: Normalmente me aburría la toma estándar de corrida en la cara. Pero el público general está condicionado a pensar que la corrida tiene que ser en la cara. Así que ahí es a donde va a parar el semen.

Lisa-Jean Marie: Hay mujeres que disfrutan el semen. Pero realmente creo que si el porno convierte estas escenas en algo obligatorio en el sexo, es profundamente preocupante. No creo que eso ponga cachonda a tu parte crítica y que no te afecte a un nivel subconsciente. Todo lo que veo afecta a mi sentido del erotismo. Una razón por la que dejé de investigar esto es que empezó a tener un efecto tóxico en mí. No quiere decir que esté en contra del porno. Pero hay que ser un consumidor cuidadoso.

FUTURO: ¿QUÉ SUCEDE DESPUÉS DE LAS ESCENAS DE CORRIDAS?

Por mucho que algunos se quejen de este tipo de tomas, siguen siendo la norma, y seguirá siéndolo durante varios años más por pura inercia. Pero más que eso, no hay consenso sobre lo que podría reemplazarlo como final de una película porno.

Linda Williams: Lo notable es que el porno no ha cambiado en décadas. las secuencias de corridas siguen siendo las reinas, con algunas excepciones. También hay muchas de esas escenas en el porno casero; la gente repite lo que ve en el porno de estudio.

Shine-Louise Houston: Estaba leyendo el libro de Linda Williams a principios de los 2000 y me pregunté: ¿Hacia dónde va el porno más allá de las escenas de corridas? Entonces pensé: ¡Estoy en eso ahora mismo! He visto mucho porno y estoy viendo exactamente a qué te refieres. Tengo un problema con esto.

John Stagliano: Que un chico se corra dentro de una chica es algo poderoso. He visto mamadas en las que la chica se la está chupando a un chico y él se corre en su boca. Apenas puede verse el semen, pero si haces una buena toma, puedes ver la reacción del chico y transmite una sensación de sexo real y placentero. Eso es lo que más me gusta ver. Realmente no me importa ver el semen.

Darren Kerr: Si te fijas en los cumshots en las películas, en las que no ocurren, la atención se centra en el “porno de pareja” y en lo que se ha clasificado hoy en día como “porno para mujeres”… Pero a medida que hay mayor información sobre los deseos de los consumidores en el porno digital, creo que va a haber menos hombres de los que imaginamos que disfruten los faciales. Podría verse un cambio hacia el sexo naturalista. Verás que al final habrá algo más que solo ahogar a una mujer en semen o echárselo a la cara.

Shine-Louise Houston: Mi empresa trabaja principalmente con mujeres, aunque hemos tenido hombres trabajando con nosotros. Fue un reto encontrar una manera de representar las escenas de corridas para las mujeres, ya que no existe la misma confirmación visible. El squirting podría ser considerado un equivalente, pero también es muy diferente y no se ha popularizado de la misma manera. Para este punto tengo un truco para representar el orgasmo de la mujer: una serie de tomas cuidadosamente diseñadas para retratar la escalada de placer. Creo que funciona.

Odette Delacroix: Uno de los sitios que lo están haciendo bien y que ha ganado varios premios es estrictamente un sitio de chicas con chicas. Los usuarios tienden a pasar más tiempo mirando la escena, en la que hay orgasmos múltiples, por lo general falsos. Así que hay varias escenas de corridas. Muchas veces he llegado al plató y me han dicho: “Te vas a correr tres veces, ya te diremos cuándo”. Luego le dicen lo mismo a otra chica. Tienes seis orgasmos en un vídeo de 40 minutos.

Shine-Louise Houston: Lo comercial siempre va a ser comercial, aunque se ha ido ramificando un poco. Pero es más difícil para ellos cambiar. Son las pequeñas empresas las que pueden hacer cosas radicales. En la actualidad, la tecnología ha revolucionado el cine y han surgido multitud de personas deseosas de contar historias. Hay un montón de jóvenes cineastas que están estableciendo nuevos límites sobre qué es el porno y qué es el sexo y creo que es increíble. Mi esperanza es que los cineastas jóvenes y no muy conocidos se apoderen del medio. Más o menos está sucediendo ahora.

Sigue a Mark en Twitter.

Source: vice

Be the first to comment on "'Cumshots': la historia de las corridas finales en el cine porno"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*